Esta crisis ya la hemos vivido

“El socialismo y el capitalismo son en cierto sentido abstracciones. Pero la gente y la ambición no lo son. La crisis financiera y de relocalización de Estados Unidos son la consecuencia de la codicia humana. Los economistas se olvidan que la regulación no regula los mercados, regula la conducta de los seres humanos en los mercados. La codicia es lo que es regulado.” Paul Craig Roberts, economista  y exfuncionario de la Administración Reagan.

El aspecto astrológico que está creando esta crisis global, más allá de lo financiero, es la cuadratura de Urano/Plutón, activa desde Junio de 2012 aunque sus efectos se han notado desde al menos un año antes. Como indiqué en un artículo anterior, estos aspectos ya se han dado muchas veces en el cielo, en el crack del 29 también se formaba este mismo ángulo planetario y parece sorprendente pero las dos crisis se originan por idénticos motivos. Si analizamos en profundidad las causas y consecuencias de aquel derrumbe, nos percatamos de que se han repetido los mismos errores, de nuevo la codicia se ha impuesto a la razón, y aunque en el 2008 y 2009 hubo propuestas para regular los mercados y corregir los motivos que habían llevado a tanta gente normal y trabajadora a la ruina. Hoy seguimos inmersos en el mismo problema, no se ha movido un dedo para intentar atajar esta “gran estafa” y abordar definitivamente la separación de la economía especulativa de la productiva. Obama no es Roosevelt.

Desde el 2008 que entró Plutón en Capricornio, se han ido revelando las estructuras del sistema que están podridas, a partir de ahí se destapa la crisis económica que se estuvo gestando en los diez años previos, desde 1999, cuando se revoca oficialmente la Ley Glass-Steagall al aprobarse La Ley de Modernización de Servicios Financieros (Financial Services Modernization Act), también conocida como Ley Gramm-Leach-Bliley de 1999. Las reglas de la Glass-Steagall se originaron como respuesta del gobierno norteamericano a la Depresión, y reflejaban la experiencia aprendida, los graves peligros que suponía para los consumidores y el sistema financiero en su conjunto permitir que gigantescas instituciones económicas combinasen la banca comercial con otras operaciones especulativas.

“Prefiero rescatar a los que producen alimentos que a los que producen miseria” decía Roosevelt en 1933 y así lo hizo. Frente al reto de la «gran depresión», Roosevelt impulsó un programa político conocido como New Deal (nuevo reparto). Aconsejado por un entorno de intelectuales y técnicos progresistas -Urano-, el nuevo programa aplicó por primera vez las recetas de política económica que por los mismos años teorizó Keynes. Promovió la intervención del Estado para sacar a la economía del estancamiento y para paliar los efectos sociales de la crisis, aunque fuera a costa de acrecentar el déficit público y romper alguno de los tabús de la libertad de mercado. Acabó así con la edad dorada del ultraliberalismo americano, abriendo la del Estado del bienestar.

Puso en marcha la Ley Glass-Steagall para que no pudiera producirse otro crack, y prácticamente prohibía a los banqueros acceder al mundo de la especulación bursátil. Redactada por los senadores Carter Glass y Henry Steagall e impulsada por la Comisión Bancaria del Senado, esta ley sirvió para recuperar la economía de EEUU. Básicamente consistía en la total separación de la actividad bancaria de la bursátil, así como el veto a los bancos para evitar que participaran en el manejo de los fondos de pensiones; y el veto a los banqueros para evitar su entrada en los consejos de administración de empresas industriales, comerciales y de servicios. Para evitar la competencia desleal entre entidades bancarias, Roosevelt aplicó la Ley anti-monopolio (Sherman Act).

Si ambas crisis son muy similares, tendría que ser parecida su solución, sin embargo, no sólo no se ha hecho nada para regular el mercado sino que se ha seguido especulando y generando burbujas. Los gobiernos de los países del sur de Europa son un claro ejemplo, en lugar de dejar caer a sus bancos demasiado expuestos a la especulación, despilfarro y corrupción, han permitido que continuen creciendo y llevando a cabo prácticas muy dudosas (preferentes y salida a bolsa de Bankia en España), por no decir directamente “estafas”, alcanzando un tamaño en el que su bancarrota supone una amenaza para cualquier estado. Así se decide que es “mejor” salvar a los bancos que a la población. Ni siquiera estamos salvando a los nuestros sino a la banca alemana: “La retórica oficial afirma que las autoridades financieras de la zona euro han puesto a disposición de España 100.000 millones de euros para ayudar a sus bancos. La realidad, sin embargo, es muy diferente. Los bancos españoles y el Estado español están profundamente en deuda. Le deben mucho dinero a los bancos extranjeros, incluidos los bancos alemanes, que han prestado casi 200.000 millones de euros a España. Estos bancos están gritando al cielo para recuperar su dinero. Es por eso que los 100.000 millones de euros han sido aprobados por el Parlamento alemán. Peter Bofinger, asesor económico del gobierno alemán, lo expresó muy claramente: “Esta ayuda no es a estos países en problemas (como España), sino a nuestros propios bancos que poseen una gran cantidad de deuda privada en esos países.” (Pratap Chatterjee Bailing out Germany: The Story Behind the European Financial Costs [28/05/42]). No se podría haber dicho mejor. Vicenç Navarro. Las gigantescas instituciones financieras ejercen demasiado poder y control, no hay más que verlo en política, ya sólo por esa razón es necesario regularizar sus prácticas y no permitir que se hagan tan grandes.

Los autores de la Glass-Steagall prohibieron la combinación de la banca comercial o tradicional y de inversión o especulativa. Protegía a los depositantes e impedía que el sistema bancario corriera demasiados riesgos. Para hacer limpieza en este modelo cleptócrata, precisamos estrategias que se centren en la estructura del sector y separar las bancas es una buena manera de hacerlo, el que quiera especular que lo haga con su dinero. También hay que regular la interacción de la banca y la política, y exigir absoluta transparencia.

La gran diferencia entre estas dos crisis son las medidas que se toman a posteriori, en EEUU se analizó el origen de la crisis, aplicando programas y leyes como las expuestas anteriormente, así la economía se recupero y logró paliar los estragos de la gran Depresión, a la vez que se impedía que se volvieran a crear las circunstancias que llevaran de nuevo a la bancarrota del sistema financiero. Hasta el momento la única predicción posible es que la crisis se volverá a repetir, ningún dirigente ha intentado llevar a la práctica leyes que impidan la especulación salvaje, les parece bien que sus patrones  presentes y futuros se lleven el dinero de todos. … Pero mientras hablan de las leyes de la economía, hombres y mujeres se mueren de hambre. Debemos expresar que las leyes de la economía no están hechas por la naturaleza. Están hechas por seres humanos…” Roosevelt.

En Septiembre se repite la cuadratura y aunque durará casi cuatro años, veremos hacia donde apunta la energía de estos planetas. En Europa acabaremos llegando al estallido social, ante tanta injusticia no cabe otra salida, nunca se había gobernado tan descaradamente a favor de unos pocos, con tanto desprecio al sentido común/bien común, y esperan que nos quedemos callados, cualquier protesta pacífica o de desobediencia civil intentan hacerlas pasar como atentados gravísimos o la equiparan al terrorismo. “Además, los gobernantes quisieran que las sociedades soportaran estos terribles castigos sin protestas. Es como si quisieran someternos a la droga de la sumisión química. Las sociedades no son masoquistas y van a reaccionar, ya lo están haciendo” Ignacio RamonetLa falta de ética se ha impuesto a nivel internacional, y eso no es tan nuevo pero si el desparpajo y la impunidad con que lo ejercen. Plutón hace estragos con la falta de ética y Urano resuelve de manera abrupta e inesperada, por eso en Septiembre tendremos la oportunidad de ver nuevos acontecimientos que indiquen hacia donde se encamina el futuro.

Fotos: Las dos primeras fotos corresponden a “Hoovervilles”, término acuñado por Charles Michelson, jefe de publicidad del Comité Nacional Demócrata, que hace referencia al presidente yanqui en aquella época, Herbet Hoover, elegido en 1928, y que gobernó hasta 1933, convirtiéndose en uno de los presidentes peor considerados de la historia, precisamente por su gestión de la crisis. Las dos últimas son actuales “Obamavilles” en Fresno.


12 pensamientos en “Esta crisis ya la hemos vivido

  1. Isabel , todos tus artículos son interesantes , pero este es tan explícito …
    por todos los Budas , siempre repitiendo los mismos errores y desaprendiendo la lección . Me indigna la desprotección y la manipulación de la ciudadanía , la información que nos facilitas nos ayuda a tener una visión retroactiva , y amplía nuestro conocimiento de la realidad . Me parece que tu trabajo , debería llegar a un mayor número de personas , ¿ los subes al face ? a mí tus artículos me enriquecen . Muchas gracias y feliz tarde :)

  2. Muchísimas gracias Mari Carmen, de verdad te agradezco cada palabra. Si, lo subo a face pero supongo que cuanta más gente lo colguemos mejor.

    Es un honor tenerte en este mundo virtual.

    Un gran abrazo. Isabel

  3. He buscado tu blog de esta semana como agua de Mayo… que suerte tenerte querida Isabel!
    Y por supuesto que lo comparto!
    Un gran beso virtual,,

  4. Querida Pilar:

    La suerte es toda mía, es un lujo además de un placer encontrar hermanas del alma, aunque sean virtuales, me siento muy afortunada.

    Que todos lo cambios que estás viviendo, sean para bien, y que lo sepas al momento, eso es lo que te deseo.

    Un fuerte abrazo querida amiga. Isabel

  5. Lucidísimo tu artículo -me refiero a lucidez mental necesaria para afrontar este complejísimo tema y salir airosa-, no a que te haya quedado lucido, que también.
    Enhorabuena por tu trabajo y valentía
    JuAnajuAna

  6. Muchísimas gracias querida JuAna! Me alegra que te haya gustado, y lo consideres lúcido y lucido.

    Reitero profundo agradecimiento. Un fuerte abrazo. Isabel

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *


*

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>